LA “CAMINATA POR EL AGUA Y LA VIDA” LLEGÓ A LA CAPITAL JUJEÑA

E-mail Imprimir PDF

En el Día del Respeto a la Diversidad Cultural, referentes de diversas comunidades originarias del norte jujeño arribaron a la capital encabezando la denominada “Caminata por el Agua y la Vida” a través de la cual se ratificó la defensa de los recursos naturales y del principio a la libre determinación de los pueblos. Como en anteriores oportunidades hubo duros cuestionamientos hacia la actual administración de gobierno que, según se afirmó, favorece la actividad minera que conlleva una explotación de los recursos naturales.

En la víspera, arribó a la capital jujeña la denominada “Caminata por el Agua y la Vida”, encabezada por representantes de distintas comunidades originarias del norte de la provincia. La movilización inició el pasado 3 de octubre desde la ciudad de La Quiaca y constituyó una nueva expresión de los pueblos originarios en defensa de sus territorios y de los recursos naturales, especialmente el agua. Según lo expuesto por voceros del grupo, la marcha se denominó “Qhapaq Ñan 2021” y tuvo el objetivo de llamar la atención de las autoridades provinciales, particularmente del gobernador, Gerardo Morales, para que cumpla y respete los acuerdos y convenios nacionales e internacionales que resguardan derechos de los pueblos originarios.

La convocatoria reflejó a la vez la inquietud y malestar de las comunidades que en los últimos años vienen alertando sobre los perjuicios que conllevan los distintos proyectos de explotación minera, autorizados por la actual administración. Durante el tramo final de la caminata, voceros de los pueblos afirmaron que muchos de los nuevos emprendimientos iniciaron sin el consentimiento de los originarios. “No hubo consentimiento sobre el derecho a la consulta previa, libre e informada, pero si hubo un aval por parte del gobierno provincial, por lo que los pueblos nos declaramos en estado de alerta”, expusieron algunos de los voceros de comunidades.

En igual sentido, aseguraron que la caminata sirvió para exponer el rechazo al “incumplimiento de las leyes que protegen y respetan a los pueblos indígenas”. Recordaron que desde el 2017 fueron diversas las convocatorias espontáneas de los pueblos del interior que alertan sobre las consecuencias de los proyectos de exploración y explotación sobre los recursos naturales. A la vez denunciaron que los principales perjuicios derivan del uso excesivo y contaminación del agua que, como es sabido, escasea en las regiones de quebrada y Puna. A partir de esas actividades económicas muchas de las comunidades se vieron afectadas dado que al paso del tiempo vieron reducido el acceso al líquido elemento.

“No podemos sacrificar los elementos de la naturaleza, porque el agua es vida, y sin agua no podemos vivir por lo que afirmamos nuestro rechazo a la minería a cielo abierto y a los saqueos de los pueblos originarios”, afirmó una representante de la comunidad Azul Pampa.

Al ampliar los fundamentos del rechazo a las actividades mineras, se afirmó que el excesivo uso y contaminación de los pequeños arroyos ha provocado en los últimos años situaciones de sequía que no solo afecta la ya escasa actividad agrícola de la zona Puna, sino también altera la actividad ganadera, e incluso la subsistencia misma de los pobladores de distintas comunidades.

 

Su opinión nos interesa

Cómo califica la medida adoptada por el Gobierno por el cierre de los locales bailables, afters, pubs a las 4 AM en toda la provincia?
 
Qué es lo que más nos preocupa a los argentinos?
 

Usuarios Online

Tenemos 1653 invitados conectado