A PESAR DE LA FLEXIBILIZACIÓN LAS VENTAS DURANTE EL ÚLTIMO FIN DE SEMANA LARGO FUERON ESCASAS

E-mail Imprimir PDF

Pasado el fin de semana extra largo, referentes de los sectores empresariales y comerciales advirtieron que las ventas no fueron las esperadas, situación que genera inquietud y preocupación entre propietarios quienes, a pesar de la abrupta caída de la actividad, se mostraron conformes con la flexibilización. Al mismo tiempo, exhortaron a la población en general a ser respetuosa de las medidas biosanitarias y protocolos y consideraron que los comercios no podrían soportar una nueva cuarentena estricta.

La flexibilización de las actividades comerciales en las zonas amarillas de la provincia trajo alivio al sector comercial y empresarial dado que muchos pudieron reabrir sus locales para iniciar un proceso de recuperación de las ventas que, como es sabido, se vieron seriamente afectadas luego de cuatro meses de cuarentena. La reapertura de locales se autorizó a pocos días de un fin de semana largo y de la celebración del Día del Padre Jujeño. Ello generó gran expectativa entre los comerciantes quienes esperaban un volumen de ventas moderado.

Sin embargo, cumplido el fin de semana largo referentes del sector comercial admitieron que las ventas en lo general fueron inferiores a lo que se preveía. En ese sentido, la referente de la Cámara de Comercio y Servicios de Jujuy, Claudia Armatta, recordó que a partir de la disposición del Comité Operativo de Emergencia de Jujuy se autorizó la reanudación de las actividades comerciales entre las 8 y las 21 horas. En un primer balance de lo que fue el movimiento en las cuatro jornadas del fin de semana largo, indicó que en lo general un 60 por ciento de los comercios pudieron reabrir. Al mismo tiempo destacó que el movimiento de la población estuvo condicionado por el esquema de circulación por terminación de documentos.

“El jueves trabajamos con los impares y el viernes con los pares; las ventas no fueron las que esperábamos porque todos sabemos que la gente viene acarreando bastantes deudas así que lo que se puede cobrar se destina a cancelar las deudas anteriores”, explicó. A pesar del escaso nivel de ventas registrado durante el fin de semana, admitió que la oportunidad que se les brindó a los comercios para retomar su actividad en medio de la pandemia constituye un factor positivo.

“A pesar todo, podemos decir que se cubrieron algunas de las expectativas”, remarcó, y aclaró que más allá del contexto sanitario y su impacto en la actividad comercial, el sector ya padecía los efectos de una crisis económica originada en las políticas nacionales que no atendieron los requerimientos del sector empresarial comercial.

Por otro lado, Armatta precisó que los comercios en general cumplen con los protocolos sanitarios para garantizar la salud de los empleados y de los ciudadanos. Sin embargo, consideró que se deben reforzar  las campañas de concientización para que la población también cumpla con las disposiciones sanitarias de manera tal que la situación sanitaria no desborde. En igual sentido, admitió que en caso de un brote masivo de casos en las zonas donde se flexibilizaron actividades las autoridades podrían disponer el retorno a una fase 1 estricta. Consideró que dicha situación ocasionaría un daño irreversible para muchos comerciantes.

“Si llegamos a caer nuevamente en una fase 1 un importante porcentaje de comercios deberían cerrar; la gente quedaría sin trabajo y los dueños se quedarían sin su actividad para poder subsistir”, enfatizó.

 

 

Su opinión nos interesa

Cómo califica la medida adoptada por el Gobierno por el cierre de los locales bailables, afters, pubs a las 4 AM en toda la provincia?
 
Qué es lo que más nos preocupa a los argentinos?