GENERALIZADO MALESTAR POR LOS SISTEMÁTICOS AUMENTOS EN EL TRANSPORTE DE CAPITAL

E-mail Imprimir PDF

Mientras los usuarios del transporte alternativo de capital aún procuran acomodar sus economías al nuevo cuadro tarifario, que desde principios de semana aumentó un 30 por ciento, se espera que desde este jueves aumente el valor del boleto urbano de pasajeros conforme a una ordenanza sancionada por el oficialismo del Concejo Deliberante en 2017. Conocida la novedad se escucharon numerosas quejas de parte de los usuarios del transporte público que en adelante pagarán un boleto con un 10 por ciento de suba que no sería la última del 2018. 

Conforme a lo anticipado, desde este jueves el boleto del transporte público de pasajeros en capital sufrirá un ajuste del 10 por ciento, lo que elevará la tarifa a 11.45 pesos. Dicho ajuste no fue un tema de debate en el Concejo  Deliberante en el presente periodo, sino que es resultado de la normativa municipal sancionada en 2017. Cabe destacar en ese sentido que la ordenanza 7115 sancionada en noviembre del año pasado facultó al Ejecutivo a fijar nuevos  aumentos sin recurrir a estudios de costos o consultas populares, que resultan obligatorias cuando se versa sobre servicios públicos.

La comuna definió a partir de la citada ordenanza una primera suba del boleto del 24 por ciento a principios de año. Ahora la suba sería del 10 por ciento, pero esta  no sería la última durante el 2018 dado que la misma ordenanza autoriza un segundo ajuste en el mes de octubre. De esta manera en 2018 el servicio de transporte público tendría tres subas, con lo cual se responde a los requerimientos del sector empresarial que desde el año anterior reclama incrementos para sostener el servicio que a todas luces aún resulta insuficiente frente a la demanda de la población.

Con estas referencias, en las calles no se hicieron esperar las críticas de parte de los usuarios que desconocían los alcances reales de la ordenanza 7115, avalada y aprobada tan solo por los ediles de la UCR. Más allá de las  críticas en torno a lo inoportuno del aumento considerando las subas en la mayoría de los servicios y productos de la canasta familiar, también se escucharon cuestionamientos en torno a la ausencia de un nuevo estudio de costos sobre el funcionamiento y mantenimiento de las unidades. Sobre el particular cabe mencionar que el último informe de costos, realizado por el contador Roberto Rodríguez, resultó parcial e incompleto dado que el mismo profesional admitió que no contó con toda la información requerida a las empresas, por lo que los resultados se basaron en “supuestos”. 

Por otro lado, se cuestiona la ausencia de un mecanismo de consulta y participación de la ciudadanía en una temática que indudablemente aborda una situación cotidiana de los usuarios. No pocos recordaron que la última instancia de participación ciudadana fue objetada debido a su carácter parcial y “restrictivo” ya que no permitió una instancia abierta a través de una audiencia pública.

Consultados sobre la nueva tarifa en el servicio público de transporte, la concejal del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, Andrea Gutiérrez, comentó que la suba, “muestra una vez más cómo el gobierno municipal, en sintonía con el nacional, aplica brutales tarifazos contra el pueblo trabajador, al mismo tiempo que anuncia un nuevo endeudamiento con el FMI, y asi solo beneficia a los empresarios del transporte que lucran con un servicio esencial, sin siquiera guardar las formas de las leyes que ellos mismos crean”.

 

Su opinión nos interesa

Cómo califica la medida adoptada por el Gobierno por el cierre de los locales bailables, afters, pubs a las 4 AM en toda la provincia?
 
Qué es lo que más nos preocupa a los argentinos?
 

Usuarios Online

Tenemos 2398 invitados conectado