“MILAGRO SALA FUE MUY VIOLENTA”

E-mail Imprimir PDF

Esa fue la contundente  expresión de la comisario inspector Ángela Cabero, a cargo en octubre de  2014 de la Seccional 56 de Alto Comedero, quien fuera blanco de las amenazas que profirió la dirigente kirchnerista Milagro Sala quien se encuentra en el banquillo de acusados en el marco de la causa conocida como “La Bombachas”. La funcionaria policial ratificó sus denuncias contra la dirigente quien, tras intentar una maniobra dilatoria en el inicio del juicio, negó las comunicaciones telefónicas a través de las cuales habría amenazado con “hacer volar” la seccional.

Ayer  inició el primer juicio oral y público en el ámbito de la justicia ordinaria, contra Milagro Sala quien es señalada como responsable de amenazas contra efectivos de la seccional 56 de Alto Comedero el 13 de octubre de 2014. A pesar de las nuevas maniobras dilatorias que intentó la dirigente en el inicio del juicio, el trámite pudo iniciarse en el Tribunal en lo Criminal Nº 2 con las primeras declaraciones de los testigos convocados por la justicia. Una de las primeras en declarar fue la propia oficial Cabero, quien promovió la denuncia contra Sala por las amenazas que esta profirió durante un incidente que involucró a integrantes de la organización Tupac Amaru.

Tras prestar declaración, la comisario inspector reseñó a la prensa que   en 2014 “yo me desempeñaba como jefa de la Seccional 56 y recibo un llamado telefónico en mi teléfono particular a través del cual ella (en alusión a Milagro Sala) se mostraba muy molesta por el hecho de que una integrante de la organización había sufrido un robo de unas prendas”.

“Ella estaba molesta porque no entregaban esa ropa por lo que me llama a mi celular con la intención de que yo le dé orden a los oficiales para que entreguen esa ropa”, remarcó, aclarando que en primera instancia una “voz masculina” hizo de intermediario antes de escucharse  las amenazas. Acotó que la tensión y el enojo de la dirigente se acentuaron a medida que transcurrían los minutos dado que no había una disposición judicial para entregar la mercadería que reclamaba  Sala.

Cabe aclarar que las denuncias y la causa judicial se sustentan en los dichos tanto de Cabero como del  Oficial Principal, Rubén Eduardo Vásquez, que se desempeñaba como Oficial de Servicio, en la 56 al momento de generarse la polémica por una mercadería secuestrada. Este oficial también habría recibido las amenazas de parte de la dirigente quien exigía la devolución de una mercadería.

“Yo hago la denuncia por amenazas al día siguiente del incidente por temor a alguna represalia contra la comisaría que yo tenía a mi cargo”, explicó la funcionaria policial quien admitió que la actitud de Sala resultaba “muy cambiante” y violenta. Sobre el particular reconoció que en diversas oportunidades la dirigente  dispuso el cierre del barrio Tupac Amaru para impedir el ingreso de efectivos cuando se requería de su presencia.

Consultada sobre la impresión que generaba Sala entre los efectivos  policiales al resguardarse permanentemente en sus fueros como diputada provincial, Cabero dijo, “me parece mal que ella en forma agresiva quisiera recuperar algo”. “Para mí fue violenta”, fue la contundente expresión al calificar la conducta de la dirigente tupaquera estará presente en la segunda y última jornada de audiencias en el segundo piso del Edificio de Tribunales.

 

 

Su opinión nos interesa

Cómo califica la medida adoptada por el Gobierno por el cierre de los locales bailables, afters, pubs a las 4 AM en toda la provincia?
 
Qué es lo que más nos preocupa a los argentinos?
 

Usuarios Online

Tenemos 1114 invitados conectado