CRECIENTE MALESTAR ENTRE LOS ESTATALES POR LA AUSENCIA DE CONVOCATORIA DESDE EL GOBIERNO

E-mail Imprimir PDF

Dirigentes de gremios estatales expresaron su disconformidad frente a la ausencia de una convocatoria del gobierno de la provincia para retomar en octubre las negociaciones salariales que permitan una nueva recomposición salarial superior al 16  por ciento otorgado hasta el momento. Por su parte, funcionarios reconocieron que durante el mes en curso no habrá ninguna recomposición de haberes con lo cual se reducen las probabilidades de una reanudación de las paritarias.

En julio último el gobierno concedió una recomposición de tan solo el 6 por ciento, que se sumó al 10 por ciento otorgado a principios de año. Las pretensiones de los gremios de trabajadores estatales era lograr una recomposición de al menos un 20 por ciento para el segundo semestre. Sin embargo, la gestión encabezada por Gerardo Morales reconoció limitaciones financieras que impiden una mejora superior al 20 por ciento para todo el periodo 2017. Con esta referencia, se espera que con las liquidaciones de sueldos del mes de octubre se conceda un 4 por ciento.

En ese sentido, recientemente el ministro de Trabajo y Empleo de la provincia, Jorge Cabana Fuzs, ratificó que durante el mes en curso no habrá ninguna renegociación de haberes. “No hay nada; lo que se fijó para con la administración pública es que con octubre se va a pagar el 4 por ciento restante, y de eso no hay más nada”, explicó el funcionario quien a la vez aclaró que las acreditaciones de ese porcentaje se harán efectivas recién en el mes de noviembre.

Dicho porcentaje, según lo expuesto por los propios sindicalistas, tan solo representaría una mejora de bolsillo de entre 300 y 500 pesos, sumas que no logran reducir la brecha generada entre los actuales  ingresos de los empleados públicos provinciales y municipales y los índices inflacionarios que hasta el cierre de año podrían superar ampliamente las proyecciones previstas por el propio gobierno nacional.

En ese contexto, el titular del gremio ATE, Matías Brizuela, consideró que  los estatales de Jujuy recién deberían esperar al próximo año para ver mejoras en sus ingresos mensuales. Avizoró que hasta tanto se retomen las negociaciones los  estatales se verán perjudicados por la inevitable pérdida del poder adquisitivo de sus salarios que serán afectados por los aumentos de precios que se estiman para el cierre de año. “El 80 por ciento de los trabajadores ya no pueden llegar a fin de mes debido a este proceso de inflación y porque no tienen otros ingresos”, dijo el dirigente, quien a la vez cuestionó la política “represiva” de los reclamos populares que son la única forma de canalizar el creciente malestar de los trabajadores.

El malestar se acrecienta al considerar que fueron los propios funcionarios quienes anticiparon que en el mes en curso se retomarían las mesas de discusión. Con acuerdo a dichos compromisos desde el gobierno se aclaró que en caso de convocatorias estas solo tendrán el objetivo de discutir condiciones laborales y otras temáticas diferentes de lo salarial.

Por otro lado, conforme a lo expuesto por los funcionarios provinciales en torno a las limitaciones financieras del estado también se reducen las probabilidades de que a los empleados públicos se les otorgue un complemente salarial, conocido también como ayuda extraordinaria de fin de año. Para algunos dirigentes esa posibilidad representaría un duro golpe para los trabajadores que desde hace varios años perciben ese concepto como una asistencia que permite compensar la pérdida del poder adquisitivo de sus salarios, más aún si se consideran los gastos propios del cierre de año.  

 

Su opinión nos interesa

Cómo califica la medida adoptada por el Gobierno por el cierre de los locales bailables, afters, pubs a las 4 AM en toda la provincia?
 
Qué es lo que más nos preocupa a los argentinos?
 

Usuarios Online

Tenemos 697 invitados conectado